Un lugar para personas diferentes que buscan el conocimiento incesantemente...

Este blog está hecho para compartir información valiosa con ustedes, misma que podrá saciar sus dudas y recoger sus opiniones, la idea es paso a paso crear un lugar enriquecido como una biblioteca virtual que tenga información valiosa e interesante....

jueves, 27 de octubre de 2011

GEOLOGÍA COMPLETA DE HONDURAS

Geología, Suelos y Peligros Naturales

La geología es el estudio del material sólido terrestre, que compone la superficie del suelo y el material debajo de la superficie del suelo. La geología superficial se refiere al material expuesto en la superficie de la tierra, la cual está generalmente compuesta de sedimentos granulares sueltos (Figura 2.2.1). La geología del suelo rocoso se refiere a la base de roca sólida abajo de los materiales superficiales (Figura 2.2.2).

2.2.1: Mapa de suelos de Honduras.
.2.1: Mapa de suelos de Honduras

2.2.2: Mapa geologico de suelo rocoso.
2.2.2: Mapa geologico de suelo rocoso

2.2.3: Mapa de suelos.
2.2.3: Mapa de suelos
La clasificación del suelo comúnmente se enfoca en las capas más altas de sedimentos sueltos consistentes de masa orgánica compuesta y masa mineral. Los suelos tienen características específicas que son importantes para la planificación del terreno, especialmente la permeabilidad y la compactación. Es crítico entender la geología de un sitio específico para poder trabajar con ella, o controlar los tipos de peligros naturales que pueden amenazar el desarrollo de la tierra en esa área. (Figura 2.2.3.)

Geología y Los Peligros Naturales

La juventud geológica relativa de la región y su actividad volcánica, combinadas con un clima tropical, húmedo, crean un paisaje de peligros naturales abundantes. Hay cuatro peligros mayores a considerar.
  1. La actividad geológica que originalmente construyó ese paisaje sigue existiendo, por lo tanto la amenaza de erupciones volcánicas y terremotos también existen.
  2. Los terremotos y los movimientos asociados de la corteza terrestre hasta el mar pueden generar grandes marejadas o sunamis, los cuales amenazan las áreas costeras.
  3. La topografía empinada creada por la actividad geológica de la región es susceptible a deslizamientos. Las lluvias abundantes que caracterizan la región y los fuertes vientos que acompañan a los huracanes exacerban esa amenaza.
  4. La abundante lluvia en la región puede causar erosión de depósitos sedimentarios de origen marino (piedra caliza, dolomitas, marlas y mármol), resultan en la formación de grandes hoyos y túneles; tal erosión puede crear hundimientos significativos que amenacen las estructuras construidas sobre ellas.
Un análisis cuidadoso de las condiciones geológicas en el escenario de la planificación del terreno, antes de empezar el desarrollo, puede ayudar a reducir los riesgos de cada uno de los peligros naturales.

Deslizamientos

Los deslizamientos se refieren al movimiento repentino de los materiales terrestres en descendencia.
Los tipos específicos de deslizamientos incluyen caídas de roca, donde rocas individuales o grupos de rocas se sueltan de una ladera y ruedan hacia abajo, soltando escombros, donde una mezcla de piedra, roca y agua son empujados hacia abajo con gran fuerza y velocidad destructoras. Las pendientes empinadas y las elevaciones altas son inestables en la superficie terrestre. Las fuerzas de erosión constantemente buscan remover material de las áreas altas y re-depositarlo en las áreas bajas. A veces la erosión actúa en una forma lenta, continua, casi imperceptible (por ejemplo, el transporte del sedimento de las corrientes y el lento arrastre de éste aguas abajo). Otras veces la erosión actúa en una forma abrupta y catastrófica, llamándose deslizamientos.
Los deslizamientos son quizás los más comunes de los peligros naturales destructores en Centro América. En realidad, son los deslizamientos después de un terremoto, inundación o huracán que por lo general resulta en la mayor pérdida de vida y propiedad. Por ejemplo, el terremoto de enero 2001 en El Salvador dejó una serie de deslizamientos que colectivamente resultaron en un cálculo aproximado de 1,000 muertos.
Los factores importantes de control en los deslizamientos incluyen: pendientes, alivio vertical (diferencial de elevación) entre el principio de un deslizamiento y su final, la consistencia de los materiales subyacentes, contenido de agua de los materiales subyacentes, la orientación de los lechos y las fracturas de las planicies en la roca subyacente, la vegetación y las alteraciones humanas del paisaje. Entre más empinada sea una pendiente, más inestable es el material en esa pendiente. También, entre más grande el alivio vertical presente, es mayor la velocidad que la masa de material deslizante puede alcanzar. La roca sólida y los suelos compactos son menos propensos a deslizarse que los escombros sueltos o compactados pobremente. Las adiciones grandes y repentinas de agua al suelo en una ladera, tal como se experimenta frecuentemente durante la época lluviosa, puede reducir la cohesión del suelo y reducir la estabilidad del mismo. El lecho rocoso subyacente puede proveer superficies por donde se pueda deslizar el material reemplazado. Si las características tales como las fracturas y las planicies son orientadas de una manera paralela con la pendiente, ellas incrementan el potencial de deslizamiento.
La vegetación abundante y las raíces profundas sirven para estabilizar el suelo y limitar el potencial de deslizamiento.
Las siguientes condiciones naturales de un sitio son un indicador de una amenaza incrementada de deslizamiento. Todos los factores son igualmente importantes, por lo tanto, la lista no debería ser vista como que está hecha en ningún rango ordenado específicamente.
  • Áreas ya sea inmediatamente abajo de pendientes empinadas o en relieves topográficos altos.
  • Áreas donde el lecho rocoso subyacente está rajado o fracturado en planicies orientadas en paralelo con la pendiente prevaleciente.
  • Áreas donde los suelos superficiales están compuestos de material suelto o pobremente compactado, particularmente ceniza volcánica y otros materiales arrojados de un volcán.
  • Areas en las cuales sus suelos están propensos a desestabilizarse por la recaudación de grandes cantidades de agua en las cuencas hidrológicas durante las tormentas
  • Áreas con vegetación mínima para enraizar y fijarla al suelo
Cuantos más factores de estos se apliquen a un sitio específico, mayores serán las posibilidades de que el sitio experimente deslizamientos. La susceptibilidad de un sitio para sufrir un deslizamiento puede ser determinada al comparar las condiciones del terreno con la lista de factores de peligro antes mencionada. También puede ayudar ver material de referencia publicado para la región sobre el sitio. Por ejemplo, la USGS ha publicado un mapa geológico de Honduras (Figura 2.2.1 (de arriba)) y un mapa de susceptibilidad al deslizamiento (Figura 2.2.4).

2.2.4: El efecto de las alteraciones humanas al paisaje.
2.2.4: El efecto de las alteraciones humanas al paisaje
Las alteraciones humanas del paisaje que pueden contribuir a las amenazas de deslizamientos en áreas sensibles al deslizamiento incluyen las siguientes:
  • Cortes de carreteras y otras incisiones dentro de la ladera (por ejemplo, cortar lotes de casas y volverlos pendientes empinadas) crean masas inestables de material sin apoyo descendiente; particularmente dañinos son los cortes de lomas retenidas por muros sin dejarles posibilidad para drenaje. El agua del suelo retenida detrás de los muros incrementa la presión en los poros y el peso en el material retenido, desestabilizando enormemente la masa retenida.
  • Remover plantas de raíces profundas desestabiliza enormemente el suelo en una ladera e incrementa el potencial de deslizamiento. Ejemplos comunes de este desollaje de vegetación incluyen la tala de árboles para crear pastizales, tierra para la agricultura y la creación de campos para lotes de casas.
  • La adición de agua a los suelos de la ladera a través de la irrigación o el deshacerse de aguas residuales sobre ellos, incrementan la presión de los poros y la inestabilidad del suelo.
  • Cualquier tamaño de rellenos de pendientes compactados pobremente.

Terremotos


2.2.5: Mapa de susceptibilidad al deslizamiento de Honduras.
2.2.5: Mapa de susceptibilidad al deslizamiento de Honduras
El daño de los terremotos resulta de los movimientos en la corteza terrestre y los temblores asociados. En raras ocasiones, el suelo llega a rajarse, pero esta clase de daño está limitada a las estructuras locales que están ubicadas sobre y adyacentes a la ranura. La información histórica dentro de la región muestra que los terremotos en realidad han destruido poblaciones en La República Dominicana y han forzado la reubicación de esa población. La mayoría de los daños de terremotos viene de deslizamientos causados por los temblores de la tierra. También ocurre mucho daño por las amplificaciones de energía del terremoto de suelos sueltos y sobrecargados de agua. Las técnicas de construcción de baja compresión tradicionales (lodo sin refuerzo, adobe, ladrillo y concreto) son también significativamente más susceptibles al daño que la construcción moderna reforzada.
Los esfuerzos de planificación de terreno deben evitar la construcción de estructuras importantes sobre o inmediatamente adyacentes a áreas con fallas activas conocidas; ya que el potencial para daños de terremotos puede ser intensificado en estas áreas. Las regiones de suelos sueltos o suelos húmedos y cimas onduladas pueden amplificar los temblores e incrementar el daño del terremoto, y por lo tanto, presentan una amenaza mayor a las estructuras localizadas allí, incluyendo residencias, edificios municipales y hospitales.
Aparte de evitar las áreas de mayor susceptibilidad a terremotos, los métodos de construcción deben enfatizar las estructuras fuertes. Las casas de madera pequeñas, de un solo piso han de mostrar poder sobrevivir mejor a los terremotos que las construcciones de lodo sin refuerzo, adobe o ladrillo. Las estructuras más grandes deben ser de concreto reforzado o construidas con acero en lugar de bloques, concreto sin reforzar, ladrillos o madera. Antes de comenzar a diseñar una urbanización, los profesionales técnicos, el diseñador y el cliente deben revisar cualquier regulación existente relativa a la construcción en áreas propensas a terremotos, tales como las normas de resistencia sísmica.

Maremotos

A simple vista podría parecer como que los maremotos no fueran un evento geológico. Sin embargo, son inducidos por los terremotos. Los movimientos en la corteza terrestre bajo la superficie marina pueden desplazar aguas marinas que viajan hacia áreas de tierra adyacentes tan grandes como maremotos dañinos. Las olas de los sunamis se pueden mover a velocidades de hasta 724 kilómetros (434 millas) por hora, a diferencia de las olas causadas por el viento, que viajan a velocidades de hasta 90 kilómetros (55 millas) por hora. La altura de las olas de un sunami puede alcanzar hasta los 30 metros (95 pies) en aguas poco profundas, en comparación con la altura máxima de las causadas por el viento de aproximadamente 20 metros (65 pies). El largo típico de una ola de un maremoto hace que las aguas inundantes puedan crearse continuamente en las áreas costeras por otros 5 a 10 minutos más, causando daño severo a la tierra y las propiedades, al igual que presentando una amenaza severa para los humanos y los animales, debido a la fuerza de inmersión extendida.
Debido al tamaño potencial y a la velocidad de un gran maremoto, es difícil emplear la planificación de sitios para evitar el daño producido por un maremoto. Las áreas de 30.5 metros (100 pies) de altura en adelante al nivel del mar pueden ser dañadas por maremotos extraordinariamente grandes. Cuanto más cerca de la costa se encuentre y más baja sea la elevación de un sitio, más propenso está a experimentar daños causados por un maremoto. Las bahías encerradas y poco profundas pueden tender a amplificar la energía de las olas como en un "efecto de bañera" incrementando el potencial de daño. Sería prudente el evitar construir estructuras grandes e importantes muy cerca de la costa y en elevaciones muy bajas.

2.2.6: Ejemplo de la falla de la pendiente debida a la saturación de los suelos y la alteración humana.
2.2.6: Ejemplo de la falla de la pendiente debida a la saturación de los suelos y la alteración humana

Volcanes

Los volcanes marcan los lugares en la superficie terrestre donde el magma o la roca derretida, escapan a la superficie de la tierra. El magma puede emerger lenta y silenciosamente a la superficie como corrientes de lava, las cuales, habiéndose creado durante el paso del tiempo, actúan como un escudo para el volcán. Alternativamente, la liberación explosiva de gases entre el magma puede producir el flujo de ceniza y escombros, los que crean el clásico cono de muchos volcanes. Los tipos de erupciones particularmente violentas y peligrosas son los deslizamientos de ceniza caliente derretida, roca y escombros que fluyen ladera abajo a gran velocidad.

2.2.7: Penacho de la área afectada de la erupción de un volcán.
2.2.7: Penacho de la área afectada de la erupción de un volcán
El daño causado por erupciones volcánicas es similar al causado por derrumbes, con el problema sumado de que la lava, ceniza y escombros que se precipitan por la ladera son extremadamente calientes (más de 700 grados Celsius). La ceniza soplada hacia la atmósfera puede cubrir también grandes áreas a favor del viento lejos del volcán, absorber la luz del día, destruir plantaciones y hacer difícil la respiración. En el caso de una erupción explosiva, puede darse una ola de energía expansiva procedente del volcán y causar daño severo por varios kilómetros alrededor de la explosión.
Similar a la amenaza de un terremoto, la actividad volcánica se riega a través de toda la región y las grandes erupciones pueden dañar considerablemente las áreas circundantes de un volcán. Por lo tanto, es difícil evitar todo el daño potencial de un terremoto durante el proceso de planificación de un sitio. Sin embargo, la posibilidad de daño excesivo se incrementa cuando se está más cercano a un volcán. Hasta donde sea posible, una urbanización debe estar lo más alejada posible a volcanes activos. Los planes de evacuación integrales deben ser preparados para áreas en desarrollo cercanas a volcanes activos. En la actualidad ya existen mapas de lugares donde se localizan volcanes históricamente activos .

Hundimientos

Las áreas con fundamentos de ciertos tipos de rocas a base de calcio (piedra caliza, dolomita, marla y mármol) que también reciben precipitación abundante están sujetas a formar hundimientos. Estas rocas son susceptibles a disolverse al exponerse a la lluvia ácida y al agua freática. Las ranuras naturales en este tipo de rocas se hacen más anchas y se expanden con las corrientes de agua. Comúnmente se hacen cuevas de las rocas. Cuando colapsa el techo de una cueva por el sobrepeso de la roca, se forma un hundimiento y cualquier cosa que haya estado localizada sobre el hueco se viene abajo. (Figura 2.2.11).
El examinar un mapa geológico de un lecho rocoso puede servir para determinar si un lugar en particular tiene fundamentos de piedra caliza calcárea. Las rocas a base de calcio pueden ser el fundamento de grandes áreas, razón para no construir en esa zona. Sin embargo, vale la pena considerar que los hundimientos son relativamente raros aún en áreas fundamentadas con rocas a base de calcio. Los hundimientos sólo ocurren cuando el agua ha disuelto por completo la roca subyacente convirtiéndola casi en una gran caverna, y es cuando el techo de ésta se vuelve débil y no soporta el material. La guía obvia para investigar un sitio y minimizar el potencial de daño por hundimientos es la de evitar desarrollar urbanizaciones en áreas fundamentadas en piedra caliza, marla, mármol o dolomita cerca de depresiones superficiales y hundimientos conocidos.

El Clima

El clima afecta la planificación de sitios a varios niveles. En el sentido más extenso, es simplemente importante conocer las características climáticas de una región mayor dentro de la cual el sitio está siendo planificado. Casi todo Centro América y El Caribe quedan en una zona tropical y tibia donde las temperaturas casi nunca bajan del ponto de congelación y la lluvia es generalmente copiosa. Al estar dentro de esta zona macro climática, sin embargo, hay muchas variaciones locales que dependen de características geográficas específicas que influyen las diferencias en la lluvia, el viento, la vulnerabilidad a tormentas costeras incluyendo huracanes y tanto los promedios diarios como los anuales y los alcances de las temperaturas locales. Aun en La República Dominicana, por ejemplo, hay por lo menos cuatro zonas climáticas mayores influenciadas por la presencia de montañas, costas y direcciones del viento dentro del circundante Mar Caribe.
Al nivel de un sitio individual, el micro clima que afecta la comodidad humana puede ser modificado directamente por la retención o remoción de la cubierta de árboles, la construcción orientada con relación al sol y a las tierras de los alrededores, los masas de agua, los vientos prevaleciente, el color de la construcción y la pavimentación de las superficies y los diseños específicos de construcción con características tales como los porches. Históricamente, una gran parte de la arquitectura vernácula se ha dado como respuesta al clima con el fin de mejorar la comodidad humana. Esta sección destaca las formas en que la planificación del terreno puede hacer que una urbanización sea más cómoda, sostenible y menos vulnerable a la luz de las condiciones climáticas locales.
Tabla 2.3.1 Gráfica Comparativa de Temperaturas Dentro de la Region
Tabla 2.3.1 Gráfica Comparativa de Temperaturas Dentro de la Region

Visión General del Clima Regional

Sobre todo, el esquema climático de Centro América y las islas del Caribe oscila de semi tropical a tropical. La Tabla 2.3.1 señala una simple gráfica comparativa de las temperaturas en altitudes variadas dentro de la región, sin detallar las variaciones de las estaciones. Estos factores influyen la planificación del terreno afectando la cantidad de calor o de enfriamiento necesario para optimizar la comodidad humana, mucho de lo cual se puede lograr a través de adaptaciones en el paisaje y el diseño de la construcción.
La mayor variación de las estaciones se debe no a la temperatura, sino a la lluvia. Las variaciones en el tiempo de las épocas secas o lluviosas ocurren a través de la región y dentro de los países individuales, dependiendo de las localidades a favor o en contra del viento, las elevaciones y las posiciones relativas a los alcances específicos de las montañas. Las variaciones de las estaciones también ocurren en las direcciones prevalecientes del viento y ciertamente en la ocurrencia de tormentas tropicales, las que típicamente ocurren entre agosto y noviembre. Los huracanes son la categoria más violenta de las tormentas tropicales, con vientos a velocidades que exceden los 120 kilómetros por hora. Las tormentas costeras, que son menos violentas, aún representan peligros significativos mediante inundaciones y haciendo daño con los vientos o deslizamientos a las estructuras menos firmes o a aquellas situadas en pendientes más empinadas.
Cuando se está planificando una urbanización en la región, es esencial empezar por documentar la información climática. Las fuentes de información incluyen a los servicios meteorológicos nacionales, a los departamentos meteorológicos de la universidad, a las agencias climáticas internacionales y a una red variada de técnicos que guardan información del tiempo para ciudades particulares, regiones y naciones. La Tabla 2.3.2 muestra una matriz para resumir tal información con respecto al desarrollo de un sitio en particular. También se puede registrar información más detallada en gráficas separadas para cuestiones climáticas específicas.

Examinando las Diferencias en el Clima Local

Una vez que se ha recolectado la información macro climática en general, es importante analizar las características específicas del paisaje local que afectan el microclima del área inmediata. La proximidad a la costa es un indicador mayor de vulnerabilidad a vientos bajos huracanados, los cuales tienden a disiparse a medida que se internan en la tierra, porque ellos toman su fuerza de las aguas tibias del océano. Las velocidades de los vientos huracanados también declinan significativamente al encontrarse con cerros y montañas, pero estos obstáculos topográficos pueden inducir una mayor tormenta local como resultado.
De la misma manera en que las brisas del océano refrescan las áreas frente a las costas, las masas de agua de suficiente tamaño pueden producir un efecto refrescante en los alrededores inmediatos, al igual que las cataratas de altura moderada. El agua simplemente se calienta o se enfría más despacio que la tierra y la atmósfera de los alrededores y la convección resultante modifica las temperaturas cercanas a la zona costera.

La Influencia del Microclima Dentro de un Desarrollo Urbano

Mitigando el daño de un huracán. Es obviamente imposible alterar el potencial de ataque de un huracán, pero es posible reducir el impacto físico de la tormenta en el medio ambiente construido, tanto por medio de mejores técnicas de construcción (el objetivo de la serie de entrenamientos de la Asociación Nacional de Constructores de Casas) y a través de diseños en el sitio.
Los edificios peligrosamente expuestos generalmente son aquellos que enfrentan directamente las costas donde los huracanes hacen su aterrizaje típicamente, sin cubierta vegetativa o formas de tierra que puedan intervenir, tales como dunas, para aminorar el poder del viento. En estos casos, usted puede seguir tres opciones, de la manera siguiente:
Haga la urbanización retirada del agua. Mantenga por lo menos suficiente distancia para evitar impactos directos de las oleadas de la tormenta. Si no es posible mantener una distancia retirada que evitará todos los impactos de la oleada, sería conveniente por lo menos minimizar esos impactos mediante la orientación perpendicular de los edificios (el lado más angosto hacia adelante) con respecto a la ribera para permitir que más agua pase el edificio y que se retire y así le pegará menos agua de frente— lo que nos lleva directamente al próximo punto.
Eleve los edificios. Por lo general, esta es la mejor solución próxima para la vivienda. El elevar en pilotes permiten que el viento y el agua se muevan debajo del edificio para que las oleadas de la tormenta no le peguen directamente. Es esencial, sin embargo, asegurar la integridad de la estructura de estos soportes.

2.3.1: Seccíon transversal típica de las dunas.
2.3.1: Seccíon transversal típica de las dunas
Mantenga la cobertura vegetativa y las dunas naturales. Desde la perspectiva de diseño del paisaje, sin embargo, es posible reducir los impactos del viento mediante la preservación de la cobertura forestal que ya pueda existir, especialmente árboles que por naturaleza son lo suficientemente fuertes para aguantar vientos o cualquier sistema de dunas, colinas bajas que ya puedan existir, además es importante preservar otras formas de cobertura de plantas en todas las dunas debido a que el efecto de estabilización del suelo de tal vegetación puede minimizar la erosión proveniente de las olas en las zonas costeras, reduciendo así una amenaza a largo tiempo a la estabilidad de los desarrollos urbanos costeros. La Figura 2.3.1 ilustra como tales sistemas pueden asistir en la protección de viviendas contra oleadas de tormentas y de los vientos.
Los árboles como artefactos de enfriamiento. La cobertura forestal y los árboles individuales proveen sombra. El efecto de enfriamiento que nos proporciona puede obtenerse, ya sea mediante la preservación del bosque natural o a través de plantaciones estratégicas. En último caso, los tipos de árboles que más soportan deberán ser considerados cuidadosamente de acuerdo al clima que los rodea, los suelos, la altitud y otros factores, idealmente por medio de la consulta a un experto en botánica o a un arquitecto paisajista.

2.3.2: La influencia del microclima.
2.3.2: La influencia del microclima
Escoger los lugares para tales árboles es crítico, debido a que al darles sombra a las ventanas de esos edificios que están de frente al sol en el momento más caliente del día, puede afectar la temperatura interior del edificio (Figura 2.3.2), aunque el sol tropical por lo general se encuentra bien elevado, las temperaturas de la mañana y de la tarde dependen de las exposiciones orientales y occidentales y de la posición de las ventanas con relación al paso del sol. La cobertura forestal también sirve para moderar la exposición al sol fuerte en las áreas exteriores y debe considerarse cuidadosamente para ese propósito. Por ejemplo, si los pasajes para peatones u otros caminos son parte del plan del sitio, una sombra efectiva puede hacer estas áreas más hospitalarias en esos días calientes que en un ambiente sin arboles y vegetación.
La cobertura forestal también desempeña un papel al hacer que las superficies pavimentadas sean más tolerantes. Los árboles de la calle, situados en la mediana o a la orilla de la calle, pueden moderar por lo menos algo el calor reflejado por las superficies pavimentadas, al igual que puede hacerlo la plantación estratégica de árboles dentro de los lotes para estacionamiento, sin embargo se debe tener cuidado, en proporcionar un espacio adecuado y un ambiente viable para tales árboles.
Los árboles de la calle se encuentran a menudo bajo gran tensión ambiental, y no siempre sobreviven mucho tiempo. Es importante escoger especies más fuertes de árboles conocidos que pueden soportar tales circunstancias y plantarlos en ambientes que aseguren un flujo adecuado de agua y aire en el suelo de los alrededores del sistema de sus raíces. Requerirá demasiado detalle, enlistar familias específicas que serían apropiadas para la variedad de ambientes a través de toda la región, dadas las diferentes altitudes y condiciones. En cambio lo recomendable es consultar con un experto en botánica, o el departamento forestal de una universidad local, o con expertos forestales de alguna agencia internacional especializada en agricultura, parques o el medio ambiente.
Durante la construcción, las urbanizaciones deben considerar usar superficies pavimentadas que permitan que el agua se filtre dentro del suelo, tales como bloques porosos de "Gramacreto", estos proporcionan una superficie dura para estacionarse o caminar, permitiendo la filtración del agua .también para reducir el reflejo del calor de regreso a la atmósfera, lo que constituye uno de los mayores problemas con el asfalto.
El agua como un refrescante. Los lagos naturales no son un atractivo ambiental que se encuentran frecuentemente en nuevos sitios de urbanizaciones, pero pueden brindar frescura a medida que el aire se mueve a través de la superficie del lago, enfriando ese aire. Tales lagos también proporcionan valor estético y oportunidades de recreación. Pero otras maneras de refrescar los ambientes calientes pueden ser diseñadas a través de elementos como fuentes públicas en parques. Las comunidades menos pobladas pueden encontrar tales fuentes como una extravagancia ya que éstas necesitan mantenimiento, sin embargo moderan la temperatura dentro de una área limitada. Por otro lado, las fuentes de agua estancada hechas por el hombre, tales como lagunas o charcos causados por un pobre drenaje, pueden volverse fuentes de enfermedades debido a su potencial como lugares para crianza de zancudos. Por lo tanto, el almacenamiento exterior del agua se debe considerar muy cuidadosamente para evitar errores que puedan necesitar ser rectificado más adelante.

2.3.3: Matriz que ilustra los efectos medidos de color oscuro y claro de tejados.
2.3.3: Matriz que ilustra los efectos medidos de color oscuro y claro de tejados

2.3.4: Movimientos típicos de viento por laderas y orillas.
2.3.4: Movimientos típicos de viento por laderas y orillas
El enfriamiento como una meta en el diseño de una construcción. Los colores oscuros absorben el sol; los colores brillantes lo reflejan. No es ningún accidente que la mayoría de los edificios en los países tropicales han tenido tradicionalmente tonalidades blancas o pastel. Estos colores minimizan la absorción del calor solar del edificio. Este principio es particularmente importante con respecto a las azoteas y puede valer la pena incorporarlo dentro de los principios de diseño para construir exteriores en climas cálidos. La figura 2.3.3 ilustra los efectos medidos del color claro y el oscuro de terrazas en las temperaturas de la superficie cuando se comparan con el aire exterior. Al mismo tiempo, una mayor absorción solar puede ser deseada en realidad en lugares altos donde las temperaturas son más frescas, pero esta situación probablemente ocurre en la región sólo en elevaciones muy altas y puede depender también de otras características climáticas locales, incluyendo la dirección de la exposición solar y las sombras de las montañas aledañas.
Los climas más tibios han generado por mucho tiempo adaptaciones en diseño de edificios con el objetivo de proveer tanto sombra como brisas frescas a los ocupantes. Los pórticos con sombras cumplen con este objetivo, al igual que los balcones, los aleros sobresalientes y otros similares, especialmente cuando su orientación solar se considera cuidadosamente como parte de un esquema de diseño completo. Aunque estas características son parte de un diseño de construcción, es ciertamente posible considerar la localidad del edificio, los materiales de construcción y el diseño exterior durante el curso de la planificación del terreno, como una medida para humanizar el ambiente construido para adquirir mayor comodidad natural.
Aprovechar de los movimientos del aire natural a lo largo de las pendientes puede servir para refrescar durante el día y dar calor durante la noche. Debido a que el aire tibio cerca de la superficie de la tierra la calienta y se expande; este aire más liviano y más tibio tiende a elevarse en las pendientes, produciendo aires ascendentes durante las horas del día, en la tarde ocurre lo contrario con los vientos descendientes en las pendientes locales, llevando aire más fresco que se precipita a niveles más bajos.
Es importante aprender cuanto sea posible acerca del contexto local de tales esquemas para poder maximizar los beneficios de la comodidad de un buen diseño. Muchas estructuras que utilizan los estilos de la arquitectura vernácula ya aprovechan de los movimientos naturales del aire al dejar que éste entre más fresco al edificio al nivel del suelo, creando mecanismos que permitan la salida de aire más caliente a través del techo o de la terraza. Los diseños de construcción deberán seguir esta lógica para ayudar a los residentes a mantener ambientes de vivienda más cómodos adentro de sus casas.


Hidrología

El agua es esencial para nuestras vidas, pero en cantidades excesivas (inundación) o reducidas (sequía) puede provocar un desastre. La intención de esta sección es proporcionar la información básica acerca de la planificación del terreno que pueda ayudar a una comunidad a evitar el daño de las inundaciones y reducir el potencial de degradación de la calidad de su suministro de agua.

El Ciclo Hidrológico


2.4.1: El ciclo hidrológico.
2.4.1: El ciclo hidrológico


2.4.2: Dos tipos de acuíferos (Acuífero "A" y Acuífero "B").
2.4.2: Dos tipos de acuíferos (Acuífero "A" y Acuífero "B")
El agua fresca es una fuente renovable, que constantemente regresa a la tierra en forma de lluvia. El ciclo hidrológico describe estos movimientos de agua alrededor de la Tierra, desde la evaporación a la atmósfera, la precipitación a la tierra (y el agua), corriendo sobre la tierra o filtrándose dentro del suelo y fluyendo lentamente como agua freática para mantener arroyos, manantiales y pozos antes de regresar finalmente al mar (Figura 2.4.1). Los hidrólogos estiman que más de la mitad de las aguas lluvias que caen a la tierra es regresada a la atmósfera mediante la evaporación y la transpiración de la vegetación, conjuntamente llamada "evapo transpiración," dejando que menos de la mitad llegue al mar mediante los ríos o el fluido subterráneo. Es este ciclo el que sostiene los suministros de agua fresca existentes en toda la Tierra.
El agua en los ríos se mueve en forma rápida y su velocidad es comúnmente medida en metros por segundo (o décimas de kilómetros por día), mientras que el agua en el suelo se mueve lentamente y su velocidad es comúnmente medida en metros por año. El agua puede ser bombeada directamente desde los arroyos o lagos para obtener suministros de agua. Comúnmente, para poder tener suficiente cantidad de agua, se usan represas para recogerla de los arroyos para la creación de reservas de suministros de agua. Debajo del suelo, al agua se le obliga a moverse a través de los poros del suelo o de roca y por lo tanto, la proporción del flujo es reducida.
Las formaciones de rocas saturadas capaces de dar cantidades útiles de agua son llamadas acuíferos. Los depósitos aluviales formados por grava suelta y arena que se encuentran en los valles pueden formar acuíferos altamente productivas que tienen un alto grado de saturación de agua. Aunque estos acuíferos pueden ser muy productivos, son por lo general superficiales y están comúnmente localizados dentro y debajo de los lechos de creciente de los ríos (ver Acuífero A en la Figura 2.4.2).
El lecho rocoso, generalmente consiste en capas de roca volcánica (ver Acuífero B en la Figura 2.4.2), es la base de una buena parte de Centro América, incluyendo los acuíferos aluviales y es también lo suficientemente absorbente como para ser fuente de agua a los pozos. Los pozos excavados en estos acuíferos son fuentes de suministro de agua.
Los manantiales ocurren donde el agua freática regresa a la superficie y se vuelve agua superficial nuevamente.

Identificación de Áreas Propensas a la Inundación:

Aunque usted no tenga el poder de controlar los extremos de la precipitación, puede seleccionar y evaluar los sitios de construcción por su vulnerabilidad a inundaciones y las fuentes de agua por su vulnerabilidad a cualquiera de los extremos ya sea sequía o inundación.
Durante las condiciones de precipitación normales puede ser difícil reconocer el potencial futuro de un torrente desastroso de inundaciones desastrosas que pueden ocurrir con un intervalo recurrente de cada 50 años. Una de las mejores herramientas accesibles para identificar las áreas susceptibles a la inundación es la historia. Si un área se ha inundado en el pasado, se inundará en el futuro. La gente que reconstruye en el mismo sitio después de haberse inundado está simplemente planificando para experimentar otra inundación. Lógicamente, es más sabio construir en un lugar nuevo, menos vulnerable.
¿Cómo se pueden identificar y excluir urbanizaciones que son vulnerables a las inundaciones? Para sitios donde se han tomado medidas por muchos años, los científicos y los ingenieros pueden aplicar los análisis estadísticos de ese flujo de información histórico, los perfiles de los valles y otras medidas físicas de los arroyos para aplicar modelos para predecir las elevaciones de las aguas de inundación que se pueden esperar en el futuro. Ellos pueden trazar estas elevaciones en mapas topográficos para crear mapas de áreas propensas a la inundación. Los mapas de áreas propensas a la inundación son herramientas valiosas para evaluar los sitios potenciales para la construcción.
Después del huracán Mitch, los geólogos de los Estados Unidos están preparando esta clase de mapas para muchas áreas en Honduras, basada en las inundaciones de los intervalos recurrentes de cada 50 años. Los geólogos y el Cuerpo de Ingenieros de el Ejercito de Estadas Unidos también prepararon un mapa de riesgo para Santo Domingo. Lamentablemente, los estudios de ingeniería y los mapas de áreas propensas a la inundación no están accesibles para todos los lugares en cada país.
Donde no hay acceso a tales mapas o registros históricos necesarios para crearlos, se toman en cuenta otras características físicas que pueden ser utilizadas para identificar el potencial de inundación. Las formas de los terrenos son una indicación de inundaciones pasadas y potenciales para inundaciones futuras. Una zona de inundación es tierra plana adyacente a un arroyo, por lo general, menos de unos metros más alto en elevación que el mismo arroyo (Figura 2.4.2A). Hay características adicionales que pueden ayudar a identificar una zona de inundación. Una es la presencia de tierras pantanosas y la otra es el canal de un arroyo serpenteante; un canal de un arroyo que se curvea como una culebra (Figura 2.4.2A).
Una zona de inundación se produce cuando las aguas se salen de su cauce; es decir cuando la cantidad de agua es mayor que la capacidad del canal (Figura 2.4.2B). A pesar de que la zona de inundación de un río es comúnmente tierra excelente para la agricultura, a largo plazo no es una tierra adecuada para construir residencias o fábricas.
Debido a que no todas las tierras que son vulnerables a la inundación están localizadas en zonas inundables fáciles de identificar, se deben aplicar también otras pruebas para determinar el potencial de inundación. Los valles estrechos sin zonas de inundación, tales como se encuentran comúnmente en áreas montañosas también pueden experimentar inundaciones devastadoras. En estas áreas las marcas de las aguas altas en las rocas y los árboles pueden proporcionar un cálculo de niveles de inundación potenciales. Los testimonios históricos de los residentes de las áreas también sirven de ayuda. Las medidas de las áreas de las cuencas hidrológicas que recogen y contribuyen a que fluyan las aguas lluvias hacia los arroyos, pueden ser utilizadas para evaluar la cantidad potencial de agua durante una inundación.
2.4.3: Cuenca hidrológica y divisoria de drenaje para un embalse.
2.4.3: Cuenca hidrológica y divisoria de drenaje para un embalse
La cuenca hidrológica es el área geográfica de donde el agua fluye hacia un sitio. Está determinada por la forma de la tierra (topografía) y puede ser delineada en base a las curvas de nivel en los mapas topográficos (Figura 2.4.3). Se puede pensar en la cuenca hidrológica como una manera de enviar por un embudo toda las aguas de lluvia que caen en ella hacia la corriente de agua que pasa por el sitio que se quiere evaluar. El área de la cuenca hidrológica puede ser estimada sobreponiendo el mapa de la cuenca con una rejilla consistente de cuadros (tal como el papel cuadriculado) de área conocida y contando el número de cuadros comprendidos en la cuenca hidrológica.
Para conseguir un cálculo aproximado de la cantidad de agua de una tormenta, usted puede multiplicar la profundidad de la precipitación por el área de la cuenca hidrológica. El valor de este cálculo es para comparar los volúmenes del potencial del agua de inundación en diferentes sitios. Cuanto más grande es el tamaño de la cuenca hidrológica, mayor será la cantidad de agua. Por ejemplo, un río en una montaña pequeña que tiene una cuenca hidrológica de 1,000 hectáreas tendrá 5 veces el flujo de inundación de un río similar a una cuenca hidrológica de 200 hectáreas. Los sitios con cuencas hidrológicas de gran tamaño deben ser evitados para poder minimizar el potencial de daño de inundaciones futuras. La historia ha demostrado que la inundación es peor en la confluencia de dos ríos. Esto es debido al efecto aditivo dramático de dos cuencas hidrológicas que se juntan.
La evaluación de sitios de construcción con potencial de inundación debe emplear estas tres herramientas de fácil aplicación:
  1. El registro histórico de inundación
  2. La identificación de terrenos de una zona de inundación
  3. La delineación de una cuenca hidrológica y el cálculo de flujo de inundación
En un área propensa a la inundación, donde ya se ha empezado a construir y que se considera que "valga la pena el riesgo" para una nueva construcción, los costos de una información detallada acerca de las elevaciones de inundación y de la ingeniería podrían "valer el gasto" para los propósitos de la planificación. En estos casos, se pueden construir edificios sobre polines con el primer piso elevado sobre el máximo nivel de inundación calculado permitiendo que las aguas de una inundación pasen por debajo de ellos.
Las inundaciones costeras causadas por las aguas del mar, son otro tipo de inundaciones serias donde el nivel del mar generado por el viento y las olas, se elevan temporalmente durante una tormenta; en ese caso un huracán puede inundar la tierra con agua salada. Las olas grandes y las altas elevaciones del agua se combinan para adentrarse en la tierra sobre las estructuras y con vientos de alta velocidad creando un gran daño. La determinación de las áreas costeras propensas a inundarse dependerá en gran parte de la elevación de la tierra, pero también dependerá de la distancia de la costa y de la configuración del puerto y las barreras.
Los registros históricos, los mapas topográficos y los cálculos de las elevaciones a las que se puede esperar que suba el mar en futuras tormentas estadísticamente determinan y proporcionan la base para los mapas de áreas propensas a la inundación en áreas costeras. Los puertos, debido a la naturaleza de sus funciones, estarán sujetos a inundaciones costeras, pero la gente que trabaja en los puertos, por ejemplo, no necesita tener sus casas en estas mismas áreas propensas a la inundación. La planificación puede colocar la construcción residencial en suelos altos, más seguros, mientras que las áreas de alto riesgo de inundación costera se pueden limitar al desarrollo de la infraestructura portuaria, ya que debe estar localizad cerca del agua.
Esta infraestructura portuaria debe integrar la "antiinundación" dentro de su diseño de construcciones. Las medidas anti-inundación pueden incluir la colocación de los servicios urbanos y otros objetos de valor en el segundo piso del edificio sobre la elevación proyectada de la inundación. La impermeabilidad de las paredes exteriores puede también minimizar el daño de la inundación a los interiores del edificio.

Suministros de Agua Superficial

Los suministros de agua pueden ser tomados directamente de ríos, lagos y represas, pero el agua generalmente necesita algún tratamiento para hacerla potable. Comúnmente, ese tratamiento es la filtración para sacarle los sólidos suspendidos y sus patógenos, y también la clorinación o algún otro tratamiento.
Los ríos tienen un flujo variable y cantidades de sólidos suspendidos, y por lo tanto son comúnmente confinados a un dique para poder formar una reserva de gran volumen y para decantar y sacar los sólidos suspendidos. Los suministros de agua superficial de las reservas pueden retener cantidades adecuadas para las ciudades. Ellas no son usadas comúnmente para suministros que requieran volúmenes pequeños, si hay fuentes de agua freática accesibles. El suministro de agua superficial requiere más tratamiento antes de ser enviada a los usuarios, siendo necesaria una inversión adicional.
Un elemento esencial para determinar la calidad del agua producida por una fuente superficial es identificar los linderos de la cuenca hidrológica que contribuyen a la fuente de agua. (Figura 2.4.3 arriba.) El tamaño de la cuenca hidrográfica determina la cantidad de agua que la fuente puede proveer con seguridad. Los usos de la tierra dentro de esa cuenca determinan la calidad de agua y su susceptibilidad a la contaminación como consecuencia de una inundación.
Primero, la planificación para prevenir o reducir la amenaza de contaminación de un suministro de agua superficial requiere que la cuenca hidrográfica del suministro esté trazada en un mapa.
Segundo, la planificación para prevenir o reducir la amenaza de contaminación requiere el control de fuentes potenciales de contaminación en la cuenca.
Para algunos suministros, la cuenca hidrológica pertenece y es controlada por el administrador del agua. Dicho control restringe algunas actividades que vengan en detrimento de la calidad del agua localizada en la cuenca hidrográfica, lo cual provee un mayor nivel de protección. En muchas situaciones, el control completo no es práctico, pero se pueden establecer mejores formas de manejo para asegurarse que las fuentes potenciales de contaminación no estén localizadas dentro de la cuenca hidrológica o que estén adecuadamente diseñadas, contenidas o restringidas de los cursos de las aguas de las inundaciones para reducir la amenaza de contaminación. Algunas de las fuentes de contaminación comúnmente conocidas son:

2.4.4: Pozos vulnerables y no vulnerables a inundaciones.
2.4.4: Pozos vulnerables y no vulnerables a inundaciones
  • lagunas de aguas residuales humanas, de haciendas e instalaciones de tratamiento;
  • lotes para alimentación animal o patios para ejercicios y establos;
  • desperdicios humanos (excremento) o áreas de eliminación de aguas residuales y fango;
  • cloacas para descarga de aguas lluvias (fuga urbana);
  • desperdicios industriales;
  • derrames de aceite y derivados;
  • residuos de minas y de molinos;
  • instalaciones de almacenaje de petróleo, tanto sobre como debajo de la tierra;
  • basureros;
  • derrames accidentales;
  • sedimentos erosionados de la minería, tala, sitios de construcción y tierra abandonada.
Mientras la amenaza de liberación de estas fuentes a una represa, pueda ser muy pequeña durante condiciones normales, una inundación puede violar sus contenciones y arrastrar contaminantes dentro de la represa de suministro de agua. Es esta catástrofe (cuando los materiales de estos tipos de usos de tierra son arrastrados dentro de una represa durante una inundación) que la planificación intenta prevenir ya sea prohibiéndoles la selección de un sitio dentro de la cuenca hidrológica o por medio de la anti-inundación (ver la sección de abajo acerca de la selección de un sitio en áreas propensas a la inundación) y la contención dentro de la cuenca hidrológica.

Suministros de Agua Freática

El agua freática (subterránea) pueda que no se encuentre en grandes volúmenes, pero casi en todas partes está en cantidades pequeñas; sin embargo hay algunas excepciones significativas. Las fuentes superficiales son generalmente preferidas para las grandes áreas metropolitanas. El agua freática tiene muchas ventajas sobre el agua superficial para suministros de municipalidades o comunidades medianas o pequeñas, por las siguientes razones.
  1. Está accesible en casi todos los lugares en cantidades capaces de sostener pequeños suministros.
  2. No tiene que ser filtrada.
  3. Por lo general está libre de patógenos y no necesita ser tratada para que sea segura para tomar, sin embargo es una buena práctica de manejo el tratar los suministros de agua freática pública o de la comunidad con la clorinación como una medida preventiva contra la exposición a contaminantes dentro del sistema de distribución.
  4. Los pozos pueden ser diseñados o localizados de manera que no sean vulnerables a la contaminación por inundaciones o sistemas de aguas residuales (sépticas u otras).
  5. Los pozos son comúnmente menos caros que construir represas de seguridad.
  6. Los suministros de agua subterránea de pozos moderadamente hondos a muy hondos son comúnmente menos vulnerables a las sequías, y los suministros de aguas superficiales menos vulnerables a la contaminación por descargas de aguas residuales o de campos abiertos.
Debido a estas características, los pozos son comúnmente las fuentes preferidas de agua potable para las áreas rurales, las haciendas, para comunidades, aldeas, ciudades pequeñas y para propósitos comerciales e industriales. Debido a que el agua freática se mueve a través de los pequeños poros del suelo y la roca, las partículas de materia, tales como sólidos suspendidos, bacteria y virus, son naturalmente filtrados y sacados del agua. También debido a que el agua freática se mueve lentamente, los contaminantes tales como las bacterias de las aguas de las inundaciones no pueden persistir lo suficiente para llegar hasta el pozo. Debido a estos factores, el agua freática no es generalmente vulnerable a la contaminación por inundación, exceptuando los siguientes tres casos:
  1. Las aguas de las inundaciones pueden encauzarse a un pozo a través de un equipo de bombeo, o enterrarlo en el sedimento si el pozo está en el camino de la inundación (Figura 2.4.4, Pozo1).
  2. Si la parte abierta de arriba del pozo está debajo del nivel del agua de la inundación, las aguas de la inundación pueden entrar en el pozo, fluir hacia abajo hasta dentro de la acuífera subyacente y contaminar el suministro (Figura 2.4.4, Pozo 1). Esta condición puede ser evitada, ya sea colocando el pozo en suelo más alto que el nivel de la inundación (Figura 2.4.4, Pozo 2), o levantando la tierra alrededor del pozo y extendiendo el cajón del pozo a un nivel sobre el nivel de la inundación (Figura 2.4.4, Pozo 2).
  3. El pozo puede estar localizado en una acuífera que descansa debajo de un área de inundación de agua marina cerca de la costa. Después que el agua marina inunda el área de recargo sobre una acuífera, el agua del pozo puede volverse algo salada por un largo tiempo, quizás aún años, después de la inundación. La sal puede ser lavada al renovar la recarga con agua fresca con el tiempo, pero debido a que el agua freática se mueve lentamente, el lavado puede tomar mucho tiempo.

2.4.5: Zona de protección de cabeza de pozo.
2.4.5: Zona de protección de cabeza de pozo
La planificación para proteger la calidad del agua freática no está restringida a eventos extremos tales como inundaciones. Para poder proteger la calidad del agua freática, primero los profesionales técnicos necesitan hacer un mapa de la zona de protección de cabeza de pozo que suministra la recarga a la acuífera y al pozo. La zona de captura del agua freática equivale a la cuenca hidrográfica para una fuente de agua superficial, pero no está determinada por la topografía de la superficie de la tierra. Esa área de tierra es donde se recarga el agua extraída por el pozo. El agua de la zona de captura se mueve hacia abajo dentro del manto acuífero hacia el pozo de suministro y donde los contaminantes pueden seguir el mismo camino. (Figura 2.4.5).

2.4.6: Diagrama de bloque que muestra la ubicación de la tierra (zona de captura) que recarga el agua freática para un pozo, también conocido como zona de protección de cabeza de pozo.
2.4.6: Diagrama de bloque que muestra la ubicación de la tierra (zona de captura) que recarga el agua freática para un pozo, también conocido como zona de protección de cabeza de pozo
Los hidrólogos y los profesionales técnicos como los diseñadores han identificado estas áreas contribuyentes como zonas de protección de cabeza de pozo (ZPCP). Hacer mapas de zonas de protección de cabeza de pozo requiere alguna información y análisis de los hidrólogos. Los reguladores pueden proteger la calidad del agua freática mediante la restricción de los usos de la tierra dentro de la cuenca hidrográfica. Generalmente no se trata de hacer un mapa de la zona de protección de cabeza de pozo para que sean utilizados por una sola casa o hacienda, pero si es recomendable para los pozos comunitarios y suministros más grandes. Un método simple para calcular un área de protección de cabeza de pozo para un pozo es el de utilizar la fórmula siguiente en Figura 2.4.6.

2.4.7: Fuentes comunes de contaminación de agua freática.
2.4.7: Fuentes comunes de contaminación de agua freática
Debido a que los caminos que conducen los contaminantes a las aguas y los suministros de agua freática son diferentes, las amenazas potenciales los contaminantes y usos de tierra también son diferentes (Figura 2.4.7). Estudios de casos de contaminación en los Estados Unidos durante las últimas décadas han desarrollado la siguiente lista de usos de tierra o materiales que deben ser restringidos o limitados dentro de una ZPCP.
  • Sistemas de aguas residuales domésticos en el sitio (sentinas y sistemas sépticos)
  • Tratamientos de cloacas e instalaciones de eliminación
  • Tuberías de recolección de cloacas con goteras
  • Lotes para alimentación animal, o patios para ejercicios y establos
  • Almacenamiento de fertilizantes y áreas de manejo
  • Almacenamiento de pesticidas y áreas de manejo
  • Tanques de almacenamiento de combustible subterráneos con goteras
  • Basureros
  • Lagunas y áreas de eliminación de desperdicios industriales
  • Materiales peligrosos (solventes volátiles orgánicos)
  • Residuos de campos de aceite
  • Residuos de minas y residuos de molinos
  • Derramamientos accidentales de químicos industriales
  • Fuga de los lotes de estacionamiento de buses y automóviles
Esta lista es algo diferente a la lista para los suministros de agua superficial debido a las diferentes condiciones físicas que ocurren a lo largo de los caminos a los suministros superficiales y los suministros de agua freática. Mientras los contaminantes en el agua superficial están sujetos a muchas mezclas y adulteraciones, los contaminantes en el agua freática están sujetos a pocas mezclas y adulteraciones. Mientras que los materiales suspendidos pueden viajar largas distancias (muchos kilómetros) en agua superficial, pueden viajar distancias muy limitadas (décimas de metros) en agua freática. Mientras los contaminantes volátiles no persistirán en la superficie antes de ser disipados en la atmósfera dentro de unos cuantos días, ellos pueden persistir por unas decenas de años o más bajo tierra donde están atrapados en los poros de la roca.
La amenaza de contaminación del agua freática por solventes orgánicos volátiles se controla mejor a través del control de los materiales peligrosos, el inventario y el seguimiento desde el origen hasta la disposición final, que por medio de los controles del uso de la tierra.
A pesar que los suministros de agua pública son comúnmente examinados en búsqueda de contaminantes periódicamente, los pequeños suministros domésticos son raramente examinados o nunca se examinan. Algunos niveles peligrosos de contaminación pueden que no sean detectados con el paladar y los que beben de esa agua pueden envenenarse sin saberlo. Por ejemplo, el nitrato de los deshechos humanos o animales o los fertilizantes pueden estar presentes en agua de pozo en concentraciones que no afectan a los adultos, pero que son letales para los niños. Es importante que los dueños de pequeños pozos estén informados acerca de las fuentes potenciales de contaminación del agua de pozo para que puedan tomar medidas para prevenir la contaminación de sus suministros de agua.
Tabla 2.4.1 Distancias Recomendadas de Separación Entre Fuentes de Contaminación y Pozos Públicos de Auga Potable.
Tabla 2.4.1 Distancias Recomendadas de Separación Entre Fuentes de Contaminación y Pozos Públicos de Auga Potable
La lista de fuentes potenciales de contaminación de agua freática (arriba) proporciona una guía para el dueño de un pozo para la protección de la calidad del agua de su pozo. Las actividades más comunes o los usos de tierra que necesitan mantenerse separados de los pequeños pozos son los deshechos humanos, tales como sentinas o sistemas sépticos y los deshechos de animales de los establos. Para pozos domésticos y de granjas, es recomendable que se mantenga una separación de por lo menos 30 metros entre un pozo y estas fuentes de contaminación. También es recomendable que el almacenaje o la mezcla de fertilizantes y pesticidas tóxicos no sea permitida dentro de 30 metros de distancia de un pozo, porque estos se pueden deslizar hacia adentro del suelo y dentro del agua. Ningún material tóxico tal como diluyentes o pesticidas deben de desecharse sobre o dentro del suelo cercano a un pozo. La eliminación de tales materiales dentro de sistemas de eliminación de desechos subterráneos puede ser especialmente peligroso para la calidad del agua freática.
Los manantiales surgen donde el agua freática sube a la superficie y se vuelve agua superficial por lo tanto, pueden ser vulnerables a todas las fuentes de contaminación, tanto para el agua freática como para el agua superficial. La construcción que se hace cerca de un manantial es comúnmente la causa de la degradación de la calidad del agua del manantial. El cuidado y la planificación pueden ayudar a prevenir tal contaminación al restringir los sistemas sépticos, establos, almacenaje de gasolina, basureros y la eliminación de los desechos industriales tanto de la ZPCP como de la cuenca hidrológica de un manantial.


La Vegetación y la Cubierta Vegetal

Los animales y las plantas son como los pulmones del planeta, circulando continuamente y purificando el aire que nos rodea. Las plantas verdes comprenden más del 99 por ciento de la biomasa terrestre y todo su oxígeno. Sin ellos, no habría vida animal. La vegetación provee madera para construir refugios, comida para nutrición y hábitat para la vida silvestre, filtra el agua, protege contra la erosión del suelo y embellece el ambiente. Las plantas ayudan a organizar el paisaje, proveyendo una estructura para la circulación del agua, los nutrientes, la energía y el oxígeno entre los organismos y su medio ambiente.
A medida que crece la población se incrementa la construcción. Por eso es importante proteger la vegetación por sus numerosas funciones y valores. Usted debe diseñar su sitio teniendo seimpre presente la naturaleza y cuidando de proteger y mejorar la vegetación.

La Matriz del Paisaje, las Parcelas, las Orillas y los Corredores

Como lo define Forman y Godron (1986), un paisaje es "un área de tierra heterogénea compuesta por un grupo de ecosistemas que se repiten a todo lo largo y ancho en formas similares." Los ecosistemas que componen un cierto paisaje, pueden variar en su estructura, función y composición de especies. Cuando se están evaluando, protegiendo y diseñando paisajes saludables para su buen funcionamiento es importante ver tanto el sistema completo como las partes que comprende, tanto en sus estructuras como en sus funciones.

2.5.1: Elementos de la estructura del paisaje.
2.5.1: Elementos de la estructura del paisaje
La vegetación provee numerosas funciones ecológicas, incluyendo la captura, la producción, el reciclaje, el almacenamiento y la elaboración de la energía y los materiales. Para entender un paisaje, es útil analizar con frecuencia sus partes para poder obtener un mayor entendimiento de cómo se relacionan entre sí, y como funciona el paisaje como un todo. Los elementos más comúnmente descritos en el paisaje son: la matriz (el todo), los corredores, las orillas y las parcelas (partes) que hay dentro de él. Juntos proveen y determinan las funciones del paisaje que comprenden un ecosistema que funciona efectivamente (Figura 2.5.1).
La matriz de un paisaje es el tejido que conecta la tierra con el fondo, dentro del cual encajan todos los elementos del paisaje, incluyendo parcelas, orillas, y corredores. La matriz es la porción del paisaje más conectada, compuesta del tipo de vegetación más contigua y predominante.
Debido a sus funciones de conexión, se piensa que la matriz tiene una influencia muy fuerte en el fluir del paisaje, incluyendo los movimientos de energía, materiales y organismos. Cuando la matriz está intacta, los materiales ecológicos y los procesos fluyen sin impedimentos, pero si la matriz está extensivamente fragmentada a través de cortes para hacer caminos, edificios, haciendas y otras construcciones, la integridad del ecosistema puede ser severamente afectada. Un paisaje fragmentado es como un cuerpo sin esqueleto.
El diseño óptimo de un sitio trata de mantener la integridad de la matriz del paisaje para poder sostener la salud del ecosistema entero. Para tener éxito, es necesario identificar los límites naturales determinados por las comunidades de plantas para averiguar hasta donde se pueden llevar los esfuerzos para el manejo de la tierra. Por ejemplo, puede haber una abundancia de cierto tipo de vegetación en una aldea, dando la apariencia a los residentes que esta planta es común, cuando en realidad es la única de esa especie por cientos de kilómetros a la redonda. Si esta vegetación es considerada en una escala pequeña, sólo dentro de los límites de la comunidad, parecerá ser abundante y hasta desechable, provocando que las urbanizaciones la reemplacen. Si se mira desde una perspectiva más amplia del paisaje, esa misma área de vegetación será vista como una parcela poco cumún y extremadamente frágil en un área mayor (la matriz) que está practicamente privada de ella. Entonces, un conocimiento de la matriz, o su estructura conectiva, para cualquier área, depende en gran medida de la escala de referencia, siendo esencial para la protección correcta del paisaje.
Quiere decir que las decisiones del manejo de la tierra deben hacerse basándose en la escala mayor del ecosistema, siempre y cuando sea posible. Las decisiones del paisaje basadas en la escala del ecosistema incorporan a todos los componentes que interactúan en un sistema ecológico, sin importar los límites creados por el hombre, tales como las líneas de propiedad y las jurisdicciones. Por ejemplo, el manejo de las cuencas hidrográficas, que a menudo incluyen tierras dentro de varias jurisdicciones diferentes, se debe enfocar como una perspectiva regional para poder tener éxito en su uso y conservación. De la misma manera, el manejo de los ríos requiere considerar un corredor ribereño entero desde su nacimiento hasta el cuerpo receptor del agua. La planificación exitosa a la escala del ecosistema requiere la cooperación de gobiernos, organizaciones e individuos que tienen la responsabilidad de la mayordomía de la tierra dentro de ese ecosistema.
Las parcelas son áreas de tierra relativamente homogéneas internamente con respecto a la estructura y a la edad vegetativa. Las parcelas son diferentes a la matriz que las rodea. Algunos ejemplos de parcelas son los claros de los paisajes forestados, las tierras pantanosas, las engramadas y los lugares rocosos. En un paisaje más complejo, donde aparentemente no existe una matriz que conecte, los lugares más forestados se pueden considerar como parcelas individuales, separadas generalmente por las barreras constituidas por áreas urbanizadas.
Las parcelas son lo suficientemente grandes para ser sistemas que se auto sostienen y que contienen amplias fuentes para atraer y sostener la vida silvestre. El tamaño será diferente basándose en las especies y pueden extenderse desde unos cientos de metros cuadrados donde se mantienen ciertas especies de tortugas hasta cientos de kilómetros cuadrados como hábitat de aves de rapiña. Sin embargo, a medida que se achicam las parcelas por las construcciones y las oportunidades de entrada y solida a la vida silvestre son eliminadas, dichas parcelas se pueden volver no viables, perdiendo gradualmente su habilidad para sostener la vida. Para el diseño de sitios se debe tener cuidado de no aislar las parcelas de los recursos adyacentes, creando un "efecto de isla"; más bien, las parcelas necesitan mantenerse lo suficientemente grandes para que mantegan sus funciones ecológicas naturales.
Las orillas son fronteras comunes entre los elementos de diferente composición y la estructura de un paisaje. Las orillas de los paisajes pueden actuar como límites entre parcelas distintas o como hábitats importantes en si mismos Una orilla puede actuar como un límite para resistir invasores (químicos o biológicos). Las construcciones extensas que fragmentan la matriz crean una gran cantidad de hábitats de orilla, que pueden tener este efecto sobre ciertas especies, aislándolas de su hábitat mayor y de su población.
Por otro lado, estos mismos límites pueden también ser lugares muy ricos para localizar organismos, y a menudo existe una mayor abundancia y diversidad de especies y fuentes dentro de los hábitats de orilla, un fenómeno conocido como el "efecto de orilla." Los ecólogos reconocen que la orilla representa un tercer sistema, más complejo, que combina elementos de dos o más sistemas adyacentes. En esta frontera común, pueden coexistir especies de ambos sistemas.
Tabla 2.5.1. Estructuras Funciones del Paisaje.
Tabla 2.5.1. Estructuras Funciones del Paisaje
Además, algunas especies se han adaptado específicamente a las características únicas encontradas sólo dentro de la orilla. Las funciones de los elementos del paisaje se muestran en la Tabla 2.5.1.
Con tal de que la orilla provea oportunidades para la difusión y traslación a través de ella, habrá un incremento en la riqueza e interacción de las especies. A veces, el movimiento de las especies y la energía dentro de la orilla es longitudinal, tal es a lo largo de setos vivos en las orillas de los campos, dunas costeras o tierras pantanosas. Debido a que todos los límites tienen profundidades de alguna manera definidas, una "zona protegida" a menudo está definida en la orilla de las tierras pantanosas, los campos y otros tipos importantes de hábitat para proveer mayor claridad y protección a la orilla. Las zonas protegidas pueden también ser usadas a lo largo de las orillas hechas por el hombre. La orilla puede ser mejor conservada cuando se crean zonas protegidas y se restringen los usos de la tierra dentro de ella.

2.5.2: Caracteristicas naturales del paisaje existentes en un sitio.
2.5.2: Caracteristicas naturales del paisaje existentes en un sitio
Debido a su abundante productividad biológica, las orillas benefician tanto a los humanos como a la vida silvestre. El crear y proteger hábitat de orillas puede ser una estrategia beneficiosa de manejo de tierra y las orillas deben ser creadas cuando sea posible en el paisaje, con tal de que su predominio no destruya la integridad y diversidad de las parcelas y matrices adyacentes. Al crear áreas abiertas para cercas y veredas y al manejar vegetación en diferentes etapas de crecimiento, el hábitat de la orilla puede aún ser mantenido. Sin embargo, bajo evalquier circunstancia, deben existir cantidades amplias de áreas contiguas forestadas de manera permanente. El tamaño de estas áreas forestadas afecta directamente el éxito de las especies que viven allí y se debe tener cuidado de proteger la vida silvestre en su región identificando y preservando los requisitos de su hábitat.
Los corredores son elementos del paisaje que conectan parcelas similares a través de matrices disimilares o agregados de parcelas. Un buen ejemplo de un corredor es una zona de un bosque aluvional maduro que conecta las parcelas de un bosque establecido dentro de un sitio. Los corredores son generalmente longitudinales y las áreas o parcelas conectadas por ellos son frecuentemente llamadas nodos. Los corredores, en las urbanizaciones y los paisajes, generalmente facilitan el flujo de diferentes materiales y organismos de un lugar a otro. La efectividad de la función conectora un corredor frecuentemente depende de cuan ancho sea, cuanta orilla existe y de si hay o no disturbios o quiebres a lo largo del mismo.
Ejemplos de corredores hechos por el hombre son los derechos de vía de líneas férreas, líneas de carga, carreteras y otros derechos de vía. Los corredores vegetativos incluyen las riberas de los ríos, setos vivos y líneas de árboles. Los encargados deben tratar de mejorar la conectividad a través del establecimiento de corredores de vegetación.
Veamos ahora, algunos de los beneficios de la vegetación.
Tabla 2.5.2. Cobertores del Suelo de Rápido Crecimiento.
Tabla 2.5.2. Cobertores del Suelo de Rápido Crecimiento

El Rol de la Vegetación en la Estabilización del Suelo y de la Pendiente

La vegetación estabiliza los suelos, reduce las amenazas de la erosión y los deslizamientos que podrían resultar en a la contaminación y la sedimentación de los cuerpos de agua, poniendo en peligro a personas, edificios, propiedades y la destrucción del hábitat.
Las lluvias excesivas y los flujos de las aguas de inundación pueden ser mitigados a través del uso racional de la vegetación, generalmente, las áreas que no están vegetadas sufirán erosiones más rápidamente que aquellas que tienen plantas bien establecidas. En áreas propensas a la erosión tales como zonas de inundación, pendientes empinadas, zonas costeras y sitios de construcción, la vegetación reduce la probabilidad de daños causados por la erosión. Las especies que tienen una estructura de raíces densas y cubren un área amplia de superficie son las más efectivas para hacer más lenta el escurrimiento de la superficie.

2.5.3: Métodos para controlar la erosión.
2.5.3: Métodos para controlar la erosión
Durante las operaciones de construcción, las áreas desoladas deben ser reforestadas de inmediato con cobertores del suelo tales como la grama, enredaderas y hierbas para prevenir la erosión. Una vez que el suelo se haya estabilizado, se pueden sembrar plantas con estructuras de raíces profundas y /o densas, tales como el hibisco, la campanilla, las palmeras de aceite y la caoba que pueden ser plantadas para una estabilidad a largo plazo.
Las plantas también pueden proveer materia orgánica que mejore la fertilidad y la porosidad del suelo, los distribuidores de plantas locales y los propietarios de viveros pueden proporcionar una lista de especies apropiadas para su área. Algunas especies servir para cobertores del suelo de rapido crecimiento están detalladas en la Tabla 2.5.2; estos útiles como plantas de ornamentación están comprendida en la Tabla 2.5.3; y estos con estructuras de raices profudas y/o densas están comprendidas en la Tabla 2.5.4. Algunos métodos para controlar la erosión están en Figura 2.5.3.

El Apoyo de la Vegetación al Hábitat de la Vida Silvestre

Uno de los valores más importantes de la vegetación es el de proporcionar cobertura y comida para la vida silvestre. La mayoría de las veces, el hábitat crítico para la supervivencia de las especies de vida silvestre (por ejemplo, las áreas forestadas, los humedales, los ríos y otros cuerpos de agua) también son los lugares atractivos para construir casas. Los gobiernos, los planificadores profesionales, los diseñadores y la comunidad científica necesitan trabajar juntos para asegurar un equilibrio saludable entre el desarrollo humano y la protección del hábitat de la vida silvestre.
Tabla 2.5.3 Plantas Ornamentales.
Tabla 2.5.3 Plantas Ornamentales
Un objetivo importante para todos los diseñadores de urbanizaciones y proyectos de sitios es el de identificar e implementar las mejores estrategias de protección para el hábitat de la vida silvestre, para poder así mantener una variedad saludable de especies de plantas y animales a través de toda la región. Aesta variedad también se la conoce como conocido como biodiversidad.
Una de las tareas más importantes es la de llevar un inventario del hábitat de vida silvestre y de las especies (aprenderá más a cerca de la biodiversidad en la Sección 2.6). Este inventario se debe utilizar junto con una investigación de la vegetación local para entender cuales áreas del sitio deben de ser protegidas y cuales áreas son aptas para el uso. Es esencial saber qué recursos naturales existen en la propiedad para poder saber como usarla y protegerla apropiadamente (Figura 2.5.2).
Tabla 2.5.4. Plantas Comunes con Raices Profundos.
Tabla 2.5.4. Plantas Comunes con Raices Profundos

El Efecto de la Vegetación en la Calidad del Agua y el Aire.

La vegetación mejora las condiciones de vida de los ambientes urbanos mediante la calidad del agua y el aire. Las plantas filtran tanto el agua como el aire a través de la aceptación y la absorción. A medida que las raíces recogen agua del suelo y la sueltan a la atmósfera mediante la evapotranspiración, muchos contaminantes y patógenos son neutralizados; hay algunas plantas que en realidad pueden convertir en un sitio contaminado en un sitio limpio, a través de este proceso.

2.5.4: "Sombra de Viento."
2.5.4: 'Sombra de Viento'
La fitoremediación es el uso de plantas verdes para sacar los contaminantes de un entorno o volverlos inocuos. Ejemplos especies que pueden ser útiles en la fitoremediación, están en la siguiente la Tabla 2.5.5. Muchas de estas especies crecen bien en los trópicos o tienen plantas de la misma familia que proveen beneficios similares. Si se tiene un sitio contaminado que necesita limpiarse, la fitoremediación puede ser una solución segura y de bajo costo.
La vegetación también protege la calidad del agua mediante la captura escurrimiento de las pluviales, lo que reduce la erosión y permite que los contaminantes sean filtrados antes de llegar a las aguas de los recipientes. Las plantas de las tierras pantanosas filtran la fuga y ayudan a mantener limpias las aguas costeras, además las plantas limpian el aire removiendo las partículas de materia y absorbiendo los contaminantes dentro de las estructuras de las hojas, y al mismo tiempo proveen oxigeno limpio a la atmósfera.
Como se mencionó en la Sección 2.3 acerca del clima, las plantas pueden ser utilizadas para crear condiciones micro climáticas para efectos ambientales y estéticos. Los árboles de grandes sombras por lo general proveen zonas más frescas en áreas de uso público, tales como parques y vecindarios residenciales. La sombra también reduce la evaporación de las fuentes de agua superficial. Las pantallas de protección vegetativas y/o las bermas pueden ser utilizadas para bloquear los vientos, proveyendo una "sombra de viento" que se extiende por una distancia de hasta 20 veces la altura de la pantalla (Figura 2.5.4).

Formas de Proteger la Vegetación


2.5.5: Un plan de siembra.
2.5.5: Un plan de siembra
Las construcciones urbanas y la deforestación son las amenazas principales a las comunidades vegetativas. Los gobiernos y las autoridades de administración de la tierra necesitan protegerla contra los impactos adversos de las construcciones residenciales, comerciales, industriales y recreacionales a través del ontrol de uso de la tierra que proteja los recursos naturales, incluyendo la vegetación. Algunas guías útiles aparecen en la Tabla 2.5.6.
Las pestes, enfermedades y especies invasivas pueden amenazar las comunidades vegetativas. La mejor manera de proteger contra las especies invasivas es mantener la biodiversidad, usando plantas de especies nativas que crecen en el ambiente y tienen requisitos mínimos de agua y fertilizante. El uso de especies no nativas debe evitarse debido a que pueden destruir las especies nativas, volviéndose invasivas y aminorando la biodiversidad de las especies en general. Esta situación puede a su vez permitir que las pestes y las enfermedades tomen fuerza.
Para reducir el riesgo de pestes y enfermedades, el control integrado de pestes y la siemba complementaria son dos métodos naturales que reducen o eliminan la necesidad de herbicidas y pesticidas, los cuales pueden tener efectos negativos financieros, ambientales y de salud pública. La plantación acompañada puede proteger insectos beneficiosos para proveer un control de peste natural. Ellas también pueden contener alcaloides que protegen de los insectos invasores. Por ejemplo, Tanacetum vulgar (el Tansy Común) repele hormigas, moscas y zancudos. El cultivo alternadio de bananas y legumbres es otro ejemplo de plantación complementeria. Las legumbres plantadas como un subsuelo en los sembradíos de bananas le dan nitrógeno al suelo mientras les permiten a los granjeros tener dos cultivos en la misma área de tierra. Maximizar la eficiencia del uso de la tierra de esta manera tiene beneficios económicos claros.

El Uso de la Vegetación para Mejorar la Estética del Paisaje

Tabla 2.5.6. Guías Para el Diseño de Paisajes.
Tabla 2.5.6. Guías Para el Diseño de Paisajes
La colocación racional de la vegetación puede producir efectos estéticos que realcen fuertemente la habitabilidad de un lugar. El diseño del paisaje puede introducir cualidades estéticas tales como el color, la textura, el aroma, la estructura, el humor, la perspectiva, el ritmo y el espacio a un paisaje. La elección de materiales vegetales refleja los alrededores naturales, usando especies nativas de bajo mantenimiento. Las plantas también pueden reducir los impactos de construcción sobre la tierra, a través de sus características visuales de suavidad o de dureza. Un buen diseño de paisaje puede embellecer dramáticamente una área de construcción. (Figura 2.5.5 y Tabla 2.5.3 (arriba)).

La Biodiversidad

La biodiversidad se refiere a la variedad interdependiente de todas las formas de vida, incluyendo las humanas y los hábitats naturales que forman los sistemas interconectados locales, regionales y ecológicos globales. En el centro del concepto está la interdependencia que esta variedad de vida comparte; desde el diminuto nivel del gene, al nivel de las especies, hasta el ecosistema en general.
Biodiversidad significa que ningún animal individual o grupo de animales es visto como un ser con vida independiente de otros seres. Lo que le hacemos a una parte del sistema afecta el sistema entero como un todo. Por lo tanto, el preservar un ambiente saludable significa proteger los sistemas biológicos de las plantas y de la vida silvestre, no solo grupos de especies individuales.
La protección de la biodiversidad es importante porque asegura la salud y seguridad humana. La biodiversidad no solo provee los beneficios directos de la comida, agua limpia, medicina y energía; también le asegura que su ambiente funciona en una manera que apoya la vida. Desde la perspectiva de planificación de sitios, la biodiversidad es necesaria para limitar los efectos negativos causados por la contaminación, para proteger las cuencas hidrográficas y para combatir los efectos de la erosión del suelo, al igual que para proveer una protección contra las fluctuaciones del tiempo y el clima.
A pesar de que Centro América y El Caribe constituyen menos del 1 por ciento de la superficie total de la tierra, un increíble 7 a 8 por ciento de las especies de plantas y animales del globo están localizados a lo largo de sus 1,700-kilómetros de longitud. Desde los áridos desiertos, bosques tropicales, elevados volcanes y rebosantes litorales costeros, Centro América y El Caribe proveen una tremenda biodiversidad de plantas y vida silvestre.
Pero a pesar de lo abundante que es esta diversidad, también es frágil. Conservación Internacional (CI), una organización internacional para la conservación del ambiente, menciona esta región como un "sitio de moda" dándole la importancia de una de las 25 bioregiones más amenazadas del planeta (Figura 2.6.1). Uno de los contribuyentes principales a esta pérdida es la continua expansión de los asentamientos humanos.

2.6.1: Áreas de riesgo ecológico.
2.6.1: Áreas de riesgo ecológico
A menudo, los efectos del desarrollo de asentamientos humanos pueden resultar en la disminución de la biodiversidad mediante la destrucción o la alteración de los componentes físicos o biológicos de los sistemas ecológicos existentes. Aunque el crecimiento no destruya inmediatamente un ecosistema, la construcción de carreteras, cercos o viviendas, puede obstruir o interrumpir los esquemas de la vida silvestre, creando, por lo tanto fragmentación ecológica y desequilibrio que tienen un efecto durante un período de tiempo mayor. A pesar de que el ambiente es capaz de adaptarse a las circunstancias naturales cambiantes, los desarrollos creados por el hombre hacen más difícil la recuperación del ambiente, tomando a menudo décadas para recuperar su equilibrio, en el mejor de los casos.
A pesar de que a menudo pensamos que la protección del ambiente natural es el deber de las organizaciones de conservación, la realidad es que los diseñadores de sitios tienen una responsabilidad igual que una oportunidad real para asegurarse que tales recursos valiosos no se pierdan.

La Escala del Paisaje y la Escala del Sitio

El desarrollo humano tiene un impacto en el medio ambiente y la biodiversidad en dos escalas separadas, pero interactivas: la ancha escala del paisaje, tal como un valle entero y la más focalizada escala del sitio, tal como un desarrollo particular dentro de un valle.

2.6.2: Corredores.
2.6.2: Corredores
La escala del paisaje. Antes de escoger un sitio o de tomar decisiones para un desarrollo en un sitio que ya ha sido escogido, es importante entender el contexto ambiental en la escala del paisaje. En esa escala, el desarrollo humano influencia la distribución, la supervivencia y la persistencia de las poblaciones y comunidades mayores de plantas y vida silvestre. La meta de trabajar con la escala del paisaje es entender y mantener la variedad y la extensión de hábitats valiosos y de preservar oportunidades para el movimiento animal entre esos hábitats. Esto se puede lograr mediante el uso de técnicas que identifican las áreas que tienen un alto valor ambiental para que el desarrollo se pueda dirigir hacia áreas que son menos importantes para la vida silvestre. Un entendimiento crítico del paisaje natural es esencial para este procedimiento.

2.6.3: Pasaderas.
2.6.3: Pasaderas
La creación de un inventario de las especies de vida silvestre y el aplicar un sistema de rango que señalará qué especies recibirán prioridad para la protección y para la inversión en la conservación es un buen primer paso. La prioridad principal debería ser asignada al hábitat para las especies amenazadas o en extinción, especies que son especialmente sensibles a la actividad humana, hábitat que es regionalmente único y áreas que apoyan grandes números de especies nativas. Un mapa, o mapas sobrepuestos, deberían también ser creados para identificar espacialmente estas áreas naturales críticas y como se relacionan dentro del paisaje.
A pesar de que la cantidad de trabajo para tal investigación puede ser considerable, en parte debido a la naturaleza fluida migratoria de las plantas y la vida silvestre, se debería hacer un mayor esfuerzo de ser tan preciso como sea posible. A menudo los ecologistas, las universidades, las organizaciones ambientales y las entidades gubernamentales pueden ser recursos para tales tareas.
Una vez que la identidad y las relaciones de los elementos naturales de un paisaje se han entendido, hay seis principios que deberían ser tomados en consideración en el proceso de planificación del sitio (Tabla 2.6.1).
Al seguir estos principios, usted entenderá mejor las restricciones y las oportunidades del paisaje de su sitio. La buena planificación de un sitio dicta que su selección debería evitar las restricciones y trabajar con las oportunidades que están disponibles. Una vez que los sitios apropiados al nivel del paisaje son identificados para el desarrollo, es importante examinar los sitios en detalles más cercanos.
Tabla 2.6.1. Principios Para el Mantenimiento de la Biodiversidad en la Escala del Paisaje.
Tabla 2.6.1. Principios Para el Mantenimiento de la Biodiversidad en la Escala del Paisaje
La escala del sitio. A la escala del sitio, el desarrollo afecta la salud, la reproducción y la mortalidad de las plantas y animales individuales. Los ejemplos de estos efectos en el nivel del sitio incluyen la vida silvestre siendo forzada a evadir estructuras y carreteras, la vida silvestre siendo cazada por animales domésticos recién introducidos, o conflictos creados por un incremento de contacto humano con la vida silvestre.
Estos efectos se suman a lo que es llamada una zona de disturbios (Figura 2.6.4). Una zona de disturbio es definida como el área alrededor de una casa, una carretera o una urbanización en la cual el valor del hábitat para plantas y vida silvestre es reducido significativamente por la actividad humana y las estructuras.

2.6.4: Una zona de disturbio.
2.6.4: Una zona de disturbio

2.6.5: El concepto del corazón y zona restringida.
2.6.5: El concepto del corazón y zona restringida
A pesar de que los efectos del nivel del sitio causados por un desarrollo son importantes de tomar en consideración en una localidad en particular, debería tener presenta que estos efectos, cuando se unen a desarrollos existentes o futuros, tienen de igual manera un impacto profundo en la escala del paisaje. Cuando los efectos de nivel del sitio y las zonas de disturbio se acumulan en una escala mayor son considerados efectos a nivel del paisaje.
La meta primordial de una buena planificación de sitio es reducir en tamaño una zona de disturbio individual de un desarrollo y exponer las oportunidades para hacer resaltar el hábitat de la vida silvestre. De nuevo, un inventario de las plantas del sitio, la vida silvestre y el hábitat de la vida silvestre debería anotar la importancia de cada artículo inventariado, al igual que un mapa demostrando claramente la relación de espacio de estas características. Este inventario y el mapa deberían de ser comparados muy de cerca con el inventario de la escala del paisaje para asegurarse de que a las prioridades que coinciden se les da la consideración primordial y que la importancia del fenómeno de la escala de sitio no se vaya a pasar por alto.
Una vez que hay un entendimiento de los elementos naturales al nivel del sitio, hay cuatro principios que se aplican para minimizar el tamaño de una zona de disturbio (Figura 2.6.4).
Siguiendo estos ejemplos y esos del nivel del paisaje, es posible minimizar los impactos negativos causados por el desarrollo humano y ayudar en la preservación de un ambiente biológicamente rico y diverso . Eso, a cambio, significa un ambiente más saludable y seguro para cada quien.

Síntesis de Características Naturales: Ejercicio

Las secciones precedentes han proveído una descripción detallada de varias características naturales o procesos que pueden afectar significativamente el desarrollo de un sitio en particular. Es importante entender que cada una de estas características representan un aspecto singular de un sistema natural completo. Las dinámicas de la superficie y la subsuperficie creadas por la hidrología, geología, vegetación, vida silvestre y el clima se combinan en un juego complejo de procesos conocido como un ecosistema. Dentro de este sistema mayor, cada una de las características individuales desempeña una parte apoyando a las otras y consecuentemente cualquier impacto significativo a una con el tiempo impactará a las otras. El ecosistema es el residuo existente contra el cual todas las decisiones de planificación deben ser pesadas e implementadas. La buena planificación considerará, entonces, no solo cada una de las características individualmente, sino que también sus relaciones entre sí en un contexto mayor.
Cuando nos aproximamos al proceso de planificación desde una perspectiva de ecosistema, es útil tratar de evaluar cada uno de los componentes en términos de las restricciones y las oportunidades potenciales, caracterizando el proceso del desarrollo. Históricamente, ha sido más fácil entender las restricciones de un sitio en particular cuando se han documentado percances ambientales previos. Historias de deslizamientos o de tomar agua contaminada son dos ejemplos de eventos desafortunados que pueden moldear la forma en que pueden ocurrir futuros sitios de desarrollo. Más recientemente, ha habido un éxito considerable en ver a ambos, tanto el potencial de peligros implícito en el uso de la tierra como las oportunidades presentadas por las características naturales de un sitio específico. El aprovechar estas oportunidades puede realzar la capacidad de un sitio para proveer las necesidades básicas, la apariencia estética y la viabilidad económica, al mismo tiempo que respeta la integridad de un sitio y los ecosistemas circundantes.
La consideración de impactos acumulativos es esencial para entender la planificación de un sitio dentro del contexto natural total. No solo debe considerarse los efectos del desarrollo dentro de todo el sistema natural, deben de considerar también los efectos del desarrollo en otros sitios interconectados ecológicamente. Las condiciones climáticas, la hidrología superficial y la del agua subterránea y los hábitats de la vida silvestre generalmente se extienden mucho mas allá de los límites de un sitio en particular y pueden conectar varias aldeas, pueblos y hasta países. La planificación deficiente para un sitio puede impactar el éxito de otros desarrollos por la virtud de esas conexiones. Igualmente de problemático es la mala administración menor por parte de muchas comunidades resultando en un efecto destructor cumulativo en un ecosistema como un todo.
Las siguientes secciones demuestran por ejemplo como puede usted integrar el entendimiento de un ecosistema y sus componentes con la planificación efectiva de un sitio para maximizar el potencial de un proyecto de desarrollo.

Evaluando la Viabilidad de un Sitio

Antes de emprender un proceso de planificación de un sitio, usted debe evaluar la viabilidad fundamental de hacer cualquier desarrollo en el mismo. Ciertas consideraciones ambientales toman prioridad sobre otras ya que ellas pueden impedir cualquier clase de desarrollo. Para poder evaluar la viabilidad, deberá ensamblarse la mejor fuente de información accesible a respecto de un sitio en particular. Esta información es por lo general en la forma de mapas que pueden incluir topográficos del suelo o de cobertura geológica. Los centros de recursos para estos mapas e información relacionada pueden incluir las bibliotecas locales, agencias de gobierno local, regional o nacional, organizaciones no gubernamentales, referencias del Internet, consultores privados y los centros de investigación de las universidades. Los mapas y la información relacionada están siendo generados en Sistemas de Información Geográfica (SIG) en formato digital con una frecuencia que se va incrementando. Estas coberturas basadas en software representan herramientas poderosas de planificación ya que ellas permiten el análisis detallado mediante computadora para una variedad extensa de escalas de desarrollo. En la ausencia de información basada en software o de información digital, información en copias en papel recubiertas de acetato puede ser una manera efectiva para evaluar la viabilidad de un sitio.
Plano Topografico
Plano Topografico
Cuando se aproxima la fase inicial de evaluación de un sitio, debe crearse primero una lista de comprobación de todas las fuentes posibles de información sobre la región. El usar una lista de comprobación de esta naturaleza le asegurará la evaluación más detallada posible y le puede ahorrar tiempo valioso en el proceso de planificación.
A continuación hay un ejemplo hipotético integrando información sobre diferentes características de sitio para una parcela considerada para desarrollo.
Cuando no hay información específica usted puede crear un mapa del sitio dibujando características detalladas en mapas generales pre-existentes. La figura 2.7.1 muestra la cobertura de un mapa básico en Nicaragua con relieve topográfico y algunas características de tierra y agua que podrían servir como la base para mapas de sitios más específicos. De un simple mapa como éste, es posible hacer una evaluación básica relativa a la viabilidad de un sitio.
Una de las características primarias del ambiente discutida en la Sección 2.1 es la topografía general o la pendiente de un sitio potencial para desarrollo. Usando el ejemplo del cálculo es esa sección como una guía, la misma metodología puede ser aplicada con el ejemplo del mapa del sitio en Figura 2.7.1. Al trazar varios puntos en diferentes áreas del mapa, es posible calcular varias pendientes diferentes a través del sitio y determinar si algunas áreas son aptas para el desarrollo. En el caso del ejemplo del sitio, varias porciones caen debajo del 15 por ciento de pendiente y por lo tanto, pueden ser consideradas como áreas potenciales para el desarrollo.

2.7.1: Mapa de cobertura basica de Nicaragua con relieve topográfico y algunas caracteristicas de la tierra y el agua.
Mapa de cobertura basica de Nicaragua con relieve topográfico y algunas caracteristicas de la tierra y el agua
Otras necesidades básicas que contribuyen al análisis de viabilidad incluyen la provisión de agua potable y la capacidad agricola de los suelos en el caso que la comunidad espera cultivar algo de su propia comida.
Aunque las respuestas finales a estas preguntas vendrán necesariamente de una investigación en el sitio, es posible obtener un entendimiento preliminar sólido de la geología del sitio basado en el uso de los suelos o de los mapas geológicos. La Figura 2.7.2 muestra la misma área del sitio que el mapa topográfico, esta vez incluyendo la geología subyacente. Esta cobertura puede ser instrumental en identificar las áreas de suelo inestable o los suministros potenciales de agua potable. La Figura 2.7.3 muestra los suelos superficiales del sitio y pueden ser usados para identificar áreas bien preparadas potencialmente para actividades agrícolas.

2.7.2: Mapa topográfico mostrando la geología subyacente.
2.7.2: Mapa topográfico mostrando la geología subyacente

2.7.3: Un mapa topográfico mostrando suelos superficiales.
2.7.3: Un mapa topográfico mostrando suelos superficiales

Definiendo el Área de Desarrollo

Desde una revisión básica de los dos mapas, el sitio sujeto aparece como potencial para el desarrollo. Hay pendientes apropiadas para la construcción, hidrología que indica la presencia de una posible fuente de suministro de agua potable y suelos que conducen al desarrollo agrícola. En este punto, la planificación se puede volver más específica y detallada y se pueden considerar mas las limitaciones y las oportunidades presentadas por sistemas naturales presentes en el sitio y en la región. Usando los mapas presentados previamente y otras referencias, usted puede ver más de cerca las pendientes, los suelos y las fuentes de agua para empezar a definir las áreas que están mejor preparadas para el desarrollo.
Las limitaciones en las áreas de desarrollo pueden ser delineadas siguiendo el ejercicio sobre pendientes empezado en el análisis de viabilidad. Las líneas del contorno bien apretadas pueden ser eliminadas de una tierra potencialmente desarrollable porque indican claramente condiciones de pendientes potencialmente peligrosas. También se le puede dar mayor consideración a áreas sujetas a inundaciones periódicas como se describen en la Sección 2.4. La topografía a lo largo del lado oeste del río, al igual que los depósitos de lodo y arena a través del área baja mostrada en el mapa de los suelos, indican que estas áreas planas de tierra se inundan cuando eventos de fuertes lluvias hacen que el río se llene temporalmente.
Tomando en cuenta las limitaciones de la zona de inundación y pendientes, otras limitaciones de recursos naturales que se deben de considerar incluyen la cobertura vegetal y la protección del hábitat. Los mapas topográficos básicos normalmente están impresos en colores que se parecen la cobertura vegetal y realzan hábitats particulares como humedales. El Gobierno y los entes de investigación normalmente disponen de este tipo de mapas más detallados de estas características. Entre más detallada sea la información, mejor es el potencial de planificación para el uso óptimo de la tierra. La Figura 2.7.4 muestra el ejemplo de un sitio trazado en un mapa con categorías generales de vegetación delineadas.

2.7.4: Mapa topográfico con categorías de vegetación.
2.7.4: Mapa topográfico con categorías de vegetación
Un área de preocupación primaria incluirá las pendientes forestadas ya que el quitar la vegetación puede crear condiciones para peligrosas erosiones y hasta deslizamientos. La deforestación puede también fragmentar los corredores pre-existentes de vida silvestre, limitando la proporción de animales más grandes y resultando en poblaciones decrecientes.
Otra categoría importante de vegetación es descrita como vegetación de zonas pantanosas adyacente al arroyo en el sitio. Las zonas pantanosas naturalmente proveen muchas ventajas para la planificación de sitios en la forma de diversidad de hábitat, control de inundación y control de contaminación. El alterar áreas que juegan un papel tan vital en los trabajos totales de un ecosistema puede tener impactos no anticipados de largo alcance en el sitio referido y las regiones adyacentes.
Basándose en las características naturales y los procesos considerados arriba, un área viable para el desarrollo puede ser definida. La Figura 2.7.5. muestra como el excluir las áreas de limitaciones naturales dentro del sitio puede ser utilizado para definir los límites de un desarrollo futuro.

2.7.5: Un mapa topográfico mostrando un área viable para el desarrollo.
2.7.5: Un mapa topográfico mostrando un área viable para el desarrollo

Diseñando el Área Designada para Urbanizar

Una vez que la tierra potencialmente desarrollable ha sido identificada, usted se encuentra con el desafío de diseñar el proyecto. Hasta este punto en el proceso de planificación de sitios, dos puntos han sido considerados: si el sitio puede ser desarrollado y donde se lo puede llevar a cabo. Este paso final es para contestar como ocurrirá el desarrollo. Con la consideración de las características naturales y la dinámica ecológica del sitio, otros asuntos más complicados tales como la protección de los suministros de agua, la conservación de la energía y la capacidad de acarreo se empezará a considerar. Puntos mas refinados del diseño tales como la tipología de la vivienda y la densidad serán discutidos en los capítulos siguientes.
Basándose en las ideas presentadas en la Sección 2.4, está claro que la provisión y protección del suministro de agua potable requieren una planificación cuidadosa. Una de las preocupaciones principales es la cantidad de agua. La planificación apropiada del diseño de un sitio o comunidad debe asegurarse de eso, cualquiera que sea el tipo desarrollado de la fuente de suministro del agua, habrá suficiente para todos los usos potenciales. Tanto los usos del presente como de las necesidades de agua del futuro relacionados con el crecimiento de la comunidad deberían ser considerados. El suministro de agua doméstica, agua para las iglesias y escuelas, necesidades de los negocios, irrigación y suministro para el hábitat son ejemplos de usos potenciales que se necesitan considerar.
La región en el mapa del ejemplo puede dar muchas pistas importantes referentes a la mejor manera de proveer agua a cualquier desarrollo propuesto. El suministro de agua superficial solo se puede dar mediante el retiro directo del arroyo a través de desvío o de represas. Tales técnicas son costosas y destruirán mucho del hábitat entero de las zonas pantanosas adyacentes al arroyo. La otra opción sería la de crear un pozo como suministro de agua potable en el sitio. Usando la información proveída en las Secciones 2.2 y 2.4, es posible localizar acuíferos potenciales mediante el uso de un mapa geológico. En el sitio del ejemplo, la mayoría del área está fundamentada en suelos altamente saturables que pueden indicar áreas de buena recarga y la presencia de acuíferos de alta producción (Figura 2.7.6).

2.7.6: Un mapa topográfico mostrando areas de recargo por acuiferas.
2.7.6: Un mapa topográfico mostrando areas de recargo por acuiferas
Con el asunto de la cantidad de agua potencialmente resuelto, el asunto de la calidad sostenida del agua debe ser considerado. Un pozo potencialmente productivo se ubica mejore aguas arriba de cualquier actividad contaminante. El ubicarlo de esta manera ayudará a asegurar que los contaminantes que infiltran el agua freática no viajen hacia el pozo. Una zona de protección de cabeza de pozo, descrita en la Sección 2.4, debe de ser calculada y trazada alrededor del pozo. La actividad del uso de la tierra dentro de la zona de protección de cabeza de pozo debería de estar limitada a esos usos que no generan o sueltan contaminantes peligrosos, biológicos o químicos.
La zona de protección de cabeza de pozo es una de las medidas de planificación preventiva que cabe dentro del concepto más abarcativa de capacidad de carga. Cuando se está diseñando el plan de un sitio de acuerdo a sus características naturales, una parte integral del proceso es determinar el nivel de uso que puede aguantar el sistema natural antes de sufrir efectos dañinos. El nivel del desarrollo al cual ocurren estos efectos es conocido como la capacidad de carga del sitio. Similar a la protección de suministros de agua, la mayoría de las características naturales o de los procesos descritos en las secciones previas mostrará señales notables de tensión en ciertos niveles de desarrollo. Por ejemplo, el equilibrio hidrológico puede ser afectado al alterar la cantidad de recarga en el sitio mediante la creación de superficies impermeables. Los perfiles geológicos y de los suelos pueden ser cambiados significativamente por el uso de rellenos artificiales o por la remoción de cobertura vegetal resultando en erosión o deslizamiento. También los hábitats de todos los tipos pueden sufrir impactos casi inmediatos con la introducción de contaminantes creados por el hombre, la remoción de la vegetación, la introducción de la agricultura o la explotación de peces y de las especies silvestres.
El mapa del ejemplo del sitio ilustra como la capacidad de carga puede ser analizada. No permitiendo desarrollos en zonas pantanosas y en áreas severamente empinadas, se han tomado pasos básicos pero críticos hacia el diseño de un desarrollo sostenible. Aún más, el situar un pozo de agua potable mejorado con su respectiva zona de protección de cabeza de pozo ayudará a asegurar un suministro de agua sostenible. Pero para hablar del asunto de la capacidad de carga para el sistema natural en su totalidad, los otros recursos naturales mencionados en las secciones anteriores también deben ser manejado apropiadamente.
Una manera de tratar muchos de estos puntos simultáneamente para el sitio del ejemplo es volver a considerar la materia de la cobertura vegetal preexistente. Aparte de los controles de erosión e inundación ya mencionados, estas áreas ayudan a sostener niveles importantes de biodiversidad y proveen un microclima conducente a la comodidad humana y a la eficiencia de la energía. Este recurso importante puede ser protegido de la fuga de contaminantes y otros usurpadores no intencionales asociados con el desarrollo al proveer una zona protectora alrededor de las zonas pantanosas en el sitio. Las áreas forestadas también requerirán algún nivel de protección ya que ellas proporcionan corredores necesarios para la vida silvestre, protección natural del sol y de la exposición al viento y la apariencia estética. Simplemente con ver la orientación de la flecha del norte en los mapas dará claves en cuanto al curso del sol y cuales áreas forestadas proveerán los niveles mas altos de protección.
Las Secciones 3, 4, y 5 del manual discutirán como estas consideraciones le darán forma a las metas de la selección el sitio, el desarrollo del sitio y a los asuntos relacionados con el diseño y la construcción.

2.7.7: Nuevo mapa añadido.


2.7.7: Nuevo mapa añadido

Recursos: Sección 2

Una guía adicional más específica y detallada acerca de suministros de agua superficial se ha previsto para protección en "Tecnologías de Disminución de Contaminación de Aguas Lluvias," Agencia de Protección Ambiental de U.S.A., 1994 (EPA/600/R-94/129, Washington, D.C.)
Las instrucciones para hacer un mapa de áreas de protección de cabeza de pozo con niveles variantes de sofisticación están descritas en detalle en "Herramientas para la Protección de las Cuencas Hidrológicas," de Horsley and Witten, Inc., 1998 (Preparado para la Agencia de Protección Ambiental de U.S.A., Washington, D.C.). La aplicación de los métodos más simples para hacer un mapa de la zona de protección de cabeza de pozo descrita en esta publicación se puede llevar a cabo con bajo costo y con un gran potencial para proteger cuando se combina con los controles del uso efectivo de las tierras dentro de las zonas de protección.
Hay descripciones más amplias de fuentes potenciales de contaminación del agua freática en "Herramientas para la Protección de las Cuencas Hidrológicas Costeras, un Taller para los Gobiernos Locales," de Horsley and Witten, Inc. 1999 (Preparado para la Agencia de Protección Ambiental de U.S.A., Washington, D. C.).
Una guía adicional detallada y más específica para la protección del agua freática se da en "Una Guía para Zonas de Protección de Cabeza de Pozo" de la Asociación Americana de Planificación (accesible en Inglés).
Conservación Internacional
(www.conservation.org)
Duerksen, C., et al. Habitat Protection Planning, Where the Wild Things Are. PAS Report 470/471. American Planning Association, 1996
Facilidad del Ambiente Global
(www.gefweb.org/Spanish/spanish.html)
Grupo del Banco Mundial
(www.worldbank.org/lac)
Instituto de Recursos Mundiales
(www.wri.org/index_spa.htm)
La Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad
(www.conabio.gob.mx)
Rubenstein, Harvey M. Una Guía para la Planificación de Sitios y Construcción Paisajista, 4ta Edición. New York:
Sistema de Información de Conservación de la Biodiversidad
(www.biodiversity.org/ index_es.htm)
Steiner, Frederick. The Living Landscape, An Ecological Approach to Landscape Planning. New York, McGraw-Hill, 1991.
Thurow, C., et al. Performance Controls for Sensitive Lands. PAS Report #307, 308. American Planning Association, 1975.
U.S. Environmental Protection Agency. Cooling Our Communities: A Guidebook on Tree Planting and Light-Colored Surfacing. Washington, D.C.: U.S. EPA, 1992.
White, Edward T. Site Analysis: Diagramming Information for Architectural Design. Tucson, Arizona: Architectural Media Publishers, 1983.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada